• Editorial Bogavantes

Poesía de Camila Mardones: "¿soportas la belleza de una isla que escapa de sí misma?"


Camila Marcela Mardones Vergara (1991) es profesora de Historia y Geografía, Licenciada en Educación y Diplomada en Gestión del Patrimonio Cultural. Maestra en Literatura Española y Latinoamericana de la Universidad de Buenos Aires.

Entre sus reconocimientos literarios se encuentran: Mención especial del jurado en concurso “Poetas de Habla Hispana”, España (2015), Primer lugar modalidad poesía en IV Concurso Internacional de Poesía y Cuento “El Parnaso del Nuevo Mundo”, Perú (2014-2015), Primer Lugar en el 2º concurso de creación literaria Balmaceda Arte Joven (2010), Único premio joven en el concurso nacional de literatura “Premio Lagar, Gabriela Mistral” (2009).

Su trabajo poético ha sido publicado en las antologías Patagonia Insurgente, Derrames Editoras, Argentina y Colombia (2021), Mujeres en tiempos de esperanza, crisis y pandemia, Biblioteca del Congreso Nacional, Chile (2021), Aislados: Dosis de poesía para tiempos inciertos, Dendro Ediciones, Perú (2020), Palabras escondidas, homenaje a Stella Díaz Varín, Ediciones Punto G, Chile (2016), Contrasilencio, Ediciones Balmaceda Arte Joven, Chile (2010), Anda libre en el surco, Sociedad de Creación y Acciones Literarias Región de Coquimbo, Chile (2009). En las revistas impresas Papeles de la Mancuspia, Cuba y México (2014), Jóvenes Olvido, Valparaíso (2010), además de numerosos sitios web. En cuanto a crítica literaria, publicó en Surales: Ejercicios de crítica literaria en Puerto Montt, Ediciones Balmaceda Arte Joven, Chile (2016).

Cautiverio es su primer libro publicado. Primera edición por Balmaceda Arte Joven, Chile, 2015. Segunda edición por Artexto y Capuchas, Argentina, 2017. En septiembre del 2021 publicó un adelanto de su próximo libro, titulado Cuando habitemos el agua, con la Editorial La vieja sapa cartonera.



Las ventanas rebosan extremidades

Un cuerpo fragmentado busca fugársele

al encierro

No hay más que agua, en este suelo

agua llena de peces suicidas

agua llena de ojos de peces suicidas

agua llena de imágenes tristes de los ojos de esos peces que

se ahogan en las madrugadas y reviven

en los ocasos del agua que

se transforma en tierra

tierra llena de perros ahogados

tierra llena de ojos de perros ahogados

tierra llena de imágenes tristes de los ojos de esos perros que

se suicidan en las madrugadas y reviven

en los ocasos del suelo que

se transforma en niña

niña llena de pequeños monstruos amables

niña llena de ojos de pequeños monstruos amables

niña de imágenes nuevas en los ojos de esos monstruos que

entienden el lenguaje del agua y de la tierra

El idioma de tus huesos el cáncer de la madre la perra que parió en el sótano

mis estrías

El idioma de tus huesos volar en los sueños y no esperar el desmembramiento

el frío


El idioma de tus huesos las extremidades perdidas en la plaza pública tu cuerpo arrullándose al pedir ayuda

la luz


El idioma de tus huesos la isla que escapa de sí misma un niño que espera en la reja que llegue

el padre

El idioma de tus huesos la reversa de mis pies y tu cámara lenta las olas huyen mar adentro


puentes rotos puentes r o t o s pu e n tes rotos


El idioma de tus huesos el cáncer de la madre las rejas las islas las casas

el agua el agua e l a g u a


El idioma de tus huesos tengo miedo el idioma de tus huesos tengo miedo el idioma de tus huesos tengo miedo

Entro a este bosque como si fuese

aquella casa que abandoné en la memoria

de la infancia


Mis pies abonan el suelo en donde la raíz

es carcomida por el fango

En esta humedad nos hemos

ocultado, sí

Sobre esta tierra hemos partido

la fruta


Tu mano ha tomado la mía

como si fuese la voluntad de la savia

otorgándome la posibilidad del descanso

en el frío


Los ojos de este bosque son, también,

los tuyos. En ellos veo, aún, el reflejo

de nuestra casa siendo arrastrada

río abajo


Hoja a hoja me hundo

en este bosque que es una orilla

y también es tu cuerpo, jalándome a lo alto

para sacarme el agua toda

de los bronquios


Hoja a hoja, te trepo

pues tus raíces beben de mi savia

y arrebatarme quieren

el fuego que expele mi llaga

Trepas por mi cuerpo

En un ritual de muerte y de castañas

buscas un bosque entero

besas mis piernas y

caigo

Nací verbo quebrado e insular

pequeña isla corrompida nací

con el vientre pegado al cemento maldito de las ruinas

y en el rostro balas-hielo

como ojos que iluminan el universo terrible

de la canción-agua


Nací árbol donde el cachorro asustado se trepa

nací cachorro que trepa buscando nido

nací nido donde el agua es escasa

es polvo es golondrina herida


Nací escasez ebullición isla

ebullición nací

con el vientre pegado al silencio


Nací isla gravitatoria

nací gravitación que busca cama

territorio seguro

nací búsqueda nací búsqueda

nací buscando un vuelo un puerto

algo que poner entre los dientes

En la búsqueda corrompí mi verbo

y en las ruinas y en los ojos

guardé la canción agua

la bala-hielo


Guardé tu canción antártica

entre mis piernas insulares

guardé tu canción antártica

para nuestro baile ritual, en la hipotermia

Para nuestro baile ritual en la hipotermia

guardé la Antártica

toda ella me llevé en las palmas

y ese ruido pobló este andar inescrupuloso


El baile de quienes queremos perder el nombre

el nombre de los caídos en la batalla del agua

el dolor del Pacífico, del Atlántico, del Índico

con ese dolor poblé las latitudes

todas ellas poblé

en un mapa donde siempre perdemos la orilla

pero nos encuentra la búsqueda

nos sorprende el puerto

los dientes se colman de líneas fugitivas

y el escape, entonces, se torna hermoso

Escucha bien:

¿soportas la belleza?

¿soportas la belleza de una isla que escapa?

¿soportas la belleza de una isla que escapa de sí misma?


Nací verbo quebrado e insular

pequeña isla corrompida nací

y en el pecho una caverna

que soporta la violencia del barco perdido

que adora el vidrio que lleva el mensaje

a otra isla

a esta isla

a cualquier isla


Lo que brilla es el mensaje

lo que brilla es el vidrio

lo que arde es el barco estrellándose en la arena

lo que arde es el ruido del barco

estrellándose en la arena


En este pecho-caverna

cabemos todos nadie cabe

nadie entra

Todos somos la caverna


Nací árbol donde cuelgan zapatos impares

nací mata donde se pare lo perverso

nací invierno en Santiago de Chile

nací madre a los treinta años

nací hermana expatriada

nací manos heridas

nací reloj de arena

y en su tic-tac indescifrable

todos los océanos buscan tu nombre


tu nombre para descifrar el andar entre medusas

tu grito originario para la caverna-pecho


Nací verbo duende escafandra

grito resurrección y recreo


mapa desdoblándose al son del baile de la muerte

niño pequeño envuelto en máscara de fantasma

niña pequeña escondida entre las malezas


Nací puerto

nací puerto

maderita rota nací

y te regalo este viaje

te regalo este viaje

este sonido ridículo

este poema que habla de zapatos impares

y nada más

de nada más te hablo


porque nada más me fue dado