• Viaje inconcluso

Heddy Navarro, poesía ingobernable

Actualizado: 11 jun


Heddy Navarro nació en Puerto Montt en 1944. Es Profesora de Estado en Artes Plásticas y una de las poetas más destacadas de la generación de los 80. Vive en Niebla, cerca de Valdivia. Ha publicado los libros de poesía: Palabra de mujer (1984), Óvulos (1986), Oda al macho (1987), Poemas insurrectos (1988), Vírgenes V(B)acantes (1991), Sur (1994), Cantos de la Duramadre (2005). En 2010 aparece Palabra de Mujer, Poesía reunida publicado por Editorial Cuarto Propio y compila los 7 libros anteriores. Terral (2015) es su última publicación, obra que obtiene la beca de Creación Literaria 2014.

Creadora y editora de la Revista Palabra de Mujer entre los años 1988 y 1997, y ha realizado Talleres de poesía a jóvenes y mujeres creadoras en el centro y sur del país.



SELECCIÓN DE POEMAS

(De Palabra de Mujer)


ESPOSO


Hombre amable

debe proteger a su familia

no tiene dinero

el mundo lo espera

La llama de sus pupilas

se apaga diariamente

De volcán oceánico

se trueca en piedra

a punto de rodar

por el acantilado



ESPOSA


Durazno sobre el tejado

piel salada colgando del alambre

racimo de uva seca

La casa apunta sus verticales al cielo

Las horizontales levitan como muertos



CRÓNICA (desde la piel)


Mujer soy

contradictoria

instancia que aletea

saca cuentas

decide el almuerzo

balancea proteínas

recuerda sus tareas a los hijos

abre la puerta de la cocina

y pela papas

Walt Whitman

resbala por mi pecho


ASOMBRO POR EL HIJO QUE VIENE


Y yo apenas

un síndrome pequeño

una ola

una fosa en el Pacífico

cordillera subterránea

cataclismo

Una galaxia que se expande

el quásar más brillante

Soy apenas

el hoyo negro que succiona

el universo



(De Óvulos)


PAPAS


Hicimos el amor

una noche

y yo casi dormida

pensaba en el canasto

si quedarían papas

Ahora que las papas están

cocidas

y ni una sola quiere entrar

a mi boca

te digo

podríamos haber comido

amor

toda la vida



UNO DEL OTRO


Estamos muertos

horadadas de picorocos las palmas

enconchados nuestros pies

y en el laberinto de los piures

estamos vivos

uno dentro del otro



MEMORIA DESCALZA


Por qué

Chan-Chan o Mehuín

o Queule

por qué se suben a los huesos

y entumen

estas playas

Por qué escasean en la nariz

las nalcas

por qué siempre

se me congelan los pies

cuando piso

en memoria

descalza



PASEMOS


A otro punto

alzo la cabeza

y lanzo con cerbatana

mis pechos

a tus ojos



(De Poemas Insurrectos)


“Toda forma de lucha es válida

y disparaba por los ojos

el arsenal de mi miedo

Tú en cambio

me tiraste unos panfletos

cogí cuantos volaban

hice cortinas con ellos”


PROCLAMA 1


Me declaro ingobernable

y establezco mi propio gobierno

Inicio un paro indefinido

y que el país reviente de basura

esperando mis escobas

Soy mujer de flor en pecho

y hasta que se desplomen los muros de esta cárcel

Me declaro

termita, abeja asesina y marabunta

y agárrense los pantalones

las faldas ya están echadas



(De Oda al Macho)


XI

Eres península en reposo

que vigilas mis aguas

Centinela que avisa

a los confines de tu cuerpo

mi marejada insolente

Una voz de lava

proclamando tu victoria

entre mis nativos vellos

asustados


XII

Parado frente a mí

eres una gran isla con raíces húmedas

Torso enmarañado

a tu playa enfilo mi proa

Yo y la selva

vamos a tocarnos

Otea mi bote la ola

choroyes salen de mis orejas

y chillan

formando nidos en tus ramas escarpadas

Tu tronco milenario es rodeado de esporas

Helechos protegen mi gruta

Vendrá el choque

estallará la proa

–los bosques vírgenes siguen llenos de panales–

Desnuda frente a ti

soy una isla

llena de chillidos

y choroyes



(De Sur)


Sección Utopía del agua


AGUA


Pienso

vaya título

Es que la poesía

es agua

No es más que

Eso



RUEGO


Existen oficios tan interesantes

como rogarle al río

te entregue a uno de sus hijos

lo cuelgue en la punta del anzuelo

alzarlo admirando su contorno

volver a la morada

hacer un guiso

alegrar a la familia

y a la propia mirada

que se encuentra con el Padre

agradecida

en el cielo de la casa



HORAS


Aún a estas horas

el animal de las piernas

alza su muslo y trota

La mano empuña el frío

y vuelve a su bolsillo

La cara con su nariz y su rictus

imagina el verde y avanza



LLUVIA


La lluvia no disuelve nada

sólo moja los tendones

de los siglos

lava los malos espíritus

pule las hojas

recicla los orines y

los humos

y se vuelve ufana

hasta las nubes